Este cliente nos vino de casualidad porque ya trabajábamos para Utabon y les gustaba lo que hacíamos. Aprovechamos los recursos, pero sobre todo aprovechamos la oportunidad de trabajar para una marca tan memorable, sí, somos así, unos love mark. Ambas partes nos metimos de lleno y los resultados no pudieron ser mejores.